ATMÓSFERA

Capas de la Atmósfera:

Troposfera: es la más cercana a la tierra, contiene todos los gases, en ella se producen todos los cambios climáticos y a medida que se asciende en ella el aire se va enfriando.
Estratosfera: Recibe una mayor radiación solar por lo que alcanza una temperatura mayor que los últimos niveles de la troposfera, en ella se ubica la capa de ozono. Existe poco movimiento de las masas de aire por lo que es ideal para el transporte aéreo.
Mesosfera: se encuentra a una altura de más o menos 90 kilómetros. En ella, la temperatura desciende hasta alcanzar los -110°, en su límite con la capa superior. En esta capa ya no es posible encontrar vapor de agua, mientras que los otros gases disminuyen su concentración. En la mesosfera se producen partículas con carga eléctrica, ya sean átomos o moléculas que ganan o pierden electrones. También, se pueden observar estrellas fugaces, que se producen por la caída de meteoritos, que emiten luz al rozar con la capa.
Ionosfera: se distingue por tener una composición gaseosa variable; las partículas que la forman son ionizadas, como producto de la radiación ultravioleta. Por la presencia de tantas cargas eléctricas, en la ionosfera la temperatura sube considerablemente y puede llegar a los 1.500°C en su parte más alta. Asimismo, los iones hacen posible las conexiones para que se puedan realizar las transmisiones radiales y las telecomunicaciones, lo que permite el contacto entre los distintos lugares de la tierra.
Exosfera: Es la capa más lejana y extensa de la atmósfera. A este nivel casi no existe oxígeno ni nitrógeno, pero sí gran cantidad de hidrógeno y helio. La densidad de esta capa es muy baja, por la poca cantidad de partículas que en ella existen.

Jose Luis Fiaño Buyo (3º ESO)